domingo, 11 de agosto de 2013

Ejemplo a replicar: Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa en Arequipa

Una parada obligatoria en cualquier visita a Arequipa es la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa. Esta iniciativa es sin duda motivo de orgullo para la región y un gran ejemplo de impulso a la educación y la cultura desde una entidad del Estado.

La biblioteca es una estupenda iniciativa del actual Gobierno Regional de Arequipa, con el impulso personal del presidente regional Juan Manuel Guillén y bajo la acertada dirección del historiador Mario Rommel Arce. Fue creada el año 2011 con una inversión aproximada de cinco millones de soles. En la actualidad la biblioteca cuenta con más de catorce mil libros y quinientos usuarios cada día.

Cualquier interesado puede darse una vuelta por la calle San Francisco, en el centro de la Ciudad Blanca. Ahí encontrará una casona antigua muy bien conservada, donde antes funcionaban oficinas administrativas del Gobierno Regional, y que desde hace dos años alberga a esta biblioteca. Este espacio tiene mucho que enseñarle a más de una biblioteca limeña: Encontramos salones de lectura cómodos, una surtida hemeroteca, salas para investigadores, catálogos automatizados, salones para material audiovisual. Es decir, toda la infraestructura y logística necesarias para su adecuado funcionamiento.

Además, la biblioteca es un espacio vivo. He podido ver en mis visitas exposiciones de jóvenes pintores arequipeños, clases de música para escolares, presentaciones de libros, homenajes a arequipeños ilustres. Todo ello acompañado de actividades de proyección hacia la sociedad, como la distribución de diez mil libros en colegios de las ocho provincias de Arequipa.

En poco tiempo, la biblioteca se ha convertido en un referente cultural indispensable para la región, generando un espacio de encuentro, formación de identidad y fomento de la lectura y la investigación que estoy seguro rendirá grandes frutos para Arequipa. Por lo pronto, el entusiasmo por el proyecto ha llevado a Mario Vargas Llosa a donar su biblioteca personal, gesto que está siendo seguido por importantes figuras de la intelectualidad arequipeña.

Todo ello viene sucediendo gracias a un gobierno regional que entiende el rol que debe cumplir en este tema. ¿No sería maravilloso contar con bibliotecas regionales de este nivel en cada una de las regiones? El gobierno regional de Tacna, por ejemplo, podría realizar una inversión similar a la realizada por Arequipa, para asegurar de una vez por todas un espacio y condiciones adecuadas para el patrimonio documental y bibliográfico dejado por el historiador Jorge Basadre. Asimismo, gobiernos regionales que no tienen la suerte de contar con legados de esta naturaleza, podrían iniciar nuevas bibliotecas, identificándolas con el nombre de personalidades ilustres de dichas regiones (Biblioteca Regional Abraham Valdelomar en Ica, José Sabogal en Cajamarca, César Vallejo en La Libertad, José María Arguedas en Apurímac, etc.).

Estamos acostumbrados a señalar lo negativo, reconforta esta vez poder señalar algo muy positivo. Ojalá la iniciativa arequipeña se mantenga y fortalezca en las siguientes gestiones y sea este el primero de muchos ejemplos en materia de promoción de bibliotecas regionales a señalar y celebrar en nuestro país. No es un tema de recursos económicos, es un tema de recursos humanos que entiendan la trascendencia de estas acciones.

Fuente: http://semanaeconomica.com
Facebook: https://www.facebook.com/pages/Biblioteca-Regional-Mario-Vargas-Llosa-P%C3%A1gina-Oficial/115218615294170

No hay comentarios:

Publicar un comentario